Archivo de la categoría: Proyección

IV Encuentro Nacional de Escritura en la Cárcel

IVENEC

El Departamento de Letras

y

el Programa de Extensión en Cárceles de la Facultad

anuncian la apertura de la convocatoria a integrar dos exposiciones que tendrán lugar en el 4º Encuentro Nacional de Escritura en la Cárcel, el 5 y 6 de octubre de 2017 en el Centro Cultural Paco Urondo.

Se recibirán publicaciones editadas y material audiovisual producido en contextos de encierro por programas y proyectos institucionales, organizaciones sociales y grupos independientes. El material seleccionado será expuesto durante los días de realización del evento.

Para participar, es necesario completar los siguientes formularios:
Mesa de publicaciones: ingresar aquí.

Espacio audiovisual: ingresar aquí.

Una vez concluida la convocatoria, el comité organizador se pondrán en contacto para coordinar la entrega del material.

Fecha de cierre de la convocatoria: 18 de agosto de 2016

Para más información, escribir a pec@filo.uba.ar

Deja un comentario

Archivado bajo Actividades, Educación, Noticias, Proyección

El asado y la carta de Walsh – Pablo Luzuriaga

Walsh pero Ferrari

El plan no era morir. Rodolfo Walsh tenía en la cabeza un asado. Comer un asado. Iba a entregar la Carta, estaría en capital un día y al siguiente, prendería el fuego, pondría la carne al asador y esperaría, paciente, el arribo de Patricia, su hija. Eso contó Lilia Ferreyra, su última pareja, en la entrevista que brindó al archivo oral de Memoria Abierta. Es la persona con quien Walsh compartió los últimos días. El primer aniversario del golpe era una fecha especial para ellos. Se cerraba un ciclo en las políticas de la dictadura. Y cumplían un año de “sobrevivencia” en las condiciones más difíciles. El aniversario ameritaba un festejo. La Carta, con la denuncia más contundente que se escribiera jamás contra ningún gobierno en nuestro país, llegó a muchos destinatarios. El asado nunca se hizo.

Estaba planeado para el sábado. Hacía tres años que no recibían gente: primero, por la efervescencia política, después, la clandestinidad. Si bien mantenía relación con Montoneros, el año cumplido de la dictadura y los meses en la casa de San Vicente habían apartado a Walsh lo suficiente, confiaba en la seguridad de la celebración. Lilia era la encargada de llevar a su hija en la camioneta desde capital. Pero el viernes 25 de marzo de 1977, en la esquina de San Juan y Entre Ríos, un grupo de tareas lo asesinó y secuestró su cuerpo. Lo enfrentaron ocho hombres con armas automáticas: a la caracterización de “caído en combate” la desarma el mismo desequilibrio con el que el terrorismo de Estado en general disipa la idea de guerra. Según sobrevivientes de la Escuela Superior de Mecánica de la Armada, llegó allí sin vida.

Lilia Ferreryra iba a dormir en la capital la noche del viernes. La mañana siguiente, con la camioneta, pasaría a buscar a la hija de Walsh para llevarla a San Vicente. El sábado del asado, cuando están entrando al barrio, Lilia advierte movimientos inusuales y decide acerarse a la casa por una calle lateral. Los militares todavía estaban rondando la zona. Al morir, Walsh llevaba consigo documentos con la dirección de la casa. Los grupos de tarea entraron con granadas. Robaron los últimos escritos de Walsh. Lilia se da cuenta de todo y no sin ver el desastre que habían dejado en su casa, escapa, sobrevive al terrorismo de Estado y narra estos detalles cuando la entrevistan en Memoria Abierta.

El asado niega las versiones que circularon durante los años ochenta que leían en la Carta y la muerte una motivación causal. Como si Walsh hubiera sabido lo que le esperaba. La certeza de ser perseguido que enuncia en la Carta fue traducida a certeza de ser encontrado. El carácter trágico de la escritura de Walsh acompaña al mito del escritor que se inmola por la justicia. Ferreyra da una versión, hay algunos detalles que se discuten de estas últimas horas de Walsh. Sean como fueren, esta versión está mucho más cerca de la prosa del mundo que la que impone al kamikaze. La versión del escritor que muere conociendo su destino fatal pertenece a la democracia argentina. Se trata de una interpretación situada a mediados de los ochenta, cuando no había escucha para hablar de su militancia en Montoneros. La pura víctima del periodismo perseguido era la mejor lectura posible, como si no perteneciese a un colectivo político.

Pero esa versión, además de estar situada al promediar los ochenta y durante los primeros noventa, se confunde con su literatura, ella contribuye con el equívoco. En todo lo que escribió Rodolfo Walsh hay un piso trágico. La justicia está en el origen del género y no hay nada escrito por Walsh que no la convoque, como artefacto de la cultura. La carta que escribe sobre la muerte de su hija Vicky, los ensayos políticos sobre los fusilamientos de 1956, el asesinato de Rosendo García y el caso Satanowsky, su trabajo en la agencia de noticias clandestina, casi todos los cuentos, y las obras de teatro, y buena parte de sus papeles personales, son reescrituras del género trágico. La crónica en la que visita los mataderos (Panorama, 52, octubre de 1967) es el modo que elige para proponer su versión sobre la historia literaria argentina: no hace falta más que ir a hablar con los que faenan las vacas para saber que la versión de Echeverría y todo su legado es una pesadilla política antipopular.

Hoy, gracias a testimonios como los de Lilia Ferreyra e innumerables cambios producidos a lo largo de nuestra democracia, podemos hablar del carácter político de las decisiones de Walsh. Su opción por la lucha armada es consecuencia directa de su oficio como narrador de la causa del peronismo perseguido y asesinado en basurales, durante años de dictadura y democracias ilegítimas. Llega a Montoneros tras años de radicalización política y como resultado de sus intentos infructuosos por encontrar justicia a través de instituciones oficiales. La causa del peronismo fusilado en los basurales está explicada a lo largo de todas las ediciones de Operación Masacre, mutaciones de un libro al calor de veinte años de los más difíciles de nuestra historia política moderna. El asado permite pensar que Walsh imaginaba un futuro posible.

El balance que describe en la Carta no sólo era para develar al terrorismo de Estado, sino también para combatirlo. En definitiva, el mayor legado que nos deja es la interpretación del mecanismo represivo. El terror funciona por omisión. Todos quedamos paralizados cuando nos dicen una cosa para decirnos otra muy distinta y lo aceptamos. Así funciona el poder desaparecedor. Cuando te digo desaparecido te estoy diciendo muerto o secuestrado y cuidado con meterte en este asunto. Cuando digo “algo habrá hecho” uso un pronombre indefinido. Se trata de un mecanismo de diseminación por eufemismos y fórmulas indefinidas, tal como señaló Pilar Calveiro en su libro. Eso es algo que Walsh nos dice en la Carta; también lo dice Perlongher en su poema sobre los cadáveres y León Ferrari en su collage: Nosotros no sabíamos.

Difundir lo contrario de los eufemismos era la mejor manera de combatir el terror. Llamar las cosas por su nombre. ¿Se iba a comer un asado? Es probable. Había vuelto a escribir literatura, había redactado documentos críticos a la conducción de Montoneros y tenía en mente alternativas políticas. La lucha por la hegemonía contra el terrorismo de Estado era el punto de partida, era necesario construir una verdad alternativa, que detuviera la proliferación del terror. Alternativa que la resistencia de los organismos aplicó con coraje. Denunciar las violaciones sistemáticas a los Derechos Humanos fue la política más exitosa contra el terrorismo estatal. Una lucha por el sentido y no el combate militar. La tragedia, como género literario, se entrecruza con la historia reciente y todo se mezcla. A fin de cuentas, es una lógica trágica la que explica el poder de las madres y abuelas de Plaza de Mayo, Antígonas. El interrogante es cómo puede convivir la tragedia con la democracia, si es que acaso pueda ella salir de las tapas del libro. Como fundamento, la lucha de las Madres parece inmejorable. La crítica literaria sirve para creer en el asado. Los globos de colores están pensados para desactivar el sustrato trágico de la política.

Pablo Luzuriaga

Buenos Aires, Marzo 2017

Deja un comentario

Archivado bajo Actividades, Proyección

El recorte presupuestario en CONICET

14595613_1322843991080192_5924432760985718791_n

Compartimos la nota de Federico Navarro (graduado y docente de la carrera de Letras) sobre la situación que atraviesa el CONICET:

El Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) es el principal organismo de investigación de la Argentina. Es público y con representación en todo el país. Tiene 9236 investigadores de planta con jornada completa, muchos de ellos con dedicación compartida en el sistema universitario, según datos de 2015. No siempre fue así: en 2003 había 3694, en 2007, 5057. Cuenta además con 2553 técnicos de apoyo y, especialmente, con 10092 becarios de doctorado y postdoctorado. Estos números también subieron fuerte en la última década: 2351 becarios en 2003, 5599 en 2007. CONICET se ubicó, según el ranking SCImago de 2014, entre las 80 instituciones científicas más importantes del mundo, en Latinoamérica solo detrás de la Universidade de São Paulo. CONICET no solo formó investigadores jóvenes e integró a investigadores senior, sino que también repatrió, mediante el Programa Raíces, a más de mil trescientos científicos que habían abandonado el país en épocas de crisis o por falta de oportunidades.

En cifras más amplias, la Argentina invierte entre el 0,7 y 0,8% del PBI en Ciencia y Técnica, mucho más que Chile, Colombia o México, aunque aún lejos del país líder en Latinoamérica: Brasil, con el 1,1%. Vale la pena recordar también que la Argentina tiene 101 universidades (la mitad públicas, gratuitas, en todas las provincias del país y de acceso libre) y más de 1,8 millones de estudiantes, casi el 80% en el sistema público (datos oficiales de 2013). Este modelo universitario es uno de los más inclusivos y con mayor cantidad de estudiantes en relación con la población (tasa bruta de educación superior para 2014-15: 54,5%) de la región, y genera una gran masa crítica de profesionales altamente calificados, potenciando el desarrollo educativo y científico.

Para un país donde la mayor parte de la investigación está financiada por el estado, el rol de los 22 mil técnicos y científicos de CONICET, de la inversión pública y del sistema de educación superior es fundamental para el desarrollo nacional. En términos estratégicos, el Plan Argentina Innovadora 2020 del Ministerio de Ciencia (acordado en 2013) apuntaba a elevar para ese año en 5 mil el número de investigadores de planta. Se buscaba así que la Argentina llegara a invertir el 1,6% de su PBI en actividades de investigación y tuviera 5 investigadores y becarios por cada 1000 trabajadores (población económicamente activa). Este número corresponde a los países más desarrollados del mundo: por ejemplo, Alemania, Estados Unidos y Reino Unido tienen 4 investigadores cada mil habitantes, Corea, Canadá y Japón 5, Finlandia 7 (datos de UNESCO para 2010, incluyendo estudiantes de posgrado). Este objetivo perseguía el desarrollo nacional: los países con más inversión en Ciencia y Técnica son aquellos con mayor renta per cápita (aquí con datos de 2013).

Pero con el actual gobierno de derecha que asumió hace un año, el presupuesto para Ciencia y Técnica bajó, según algunas estimaciones, al 0,59% para 2017. Así, se vuelve a cifras inferiores al 2011 y el presidente incumple una más de sus promesas de campaña: duplicar la inversión en el área.

En este contexto, este año se presentaron unos 1526 postulantes a plazas de investigador en CONICET y las comisiones evaluadoras especializadas estimaron que 874 cumplían con los durísimos requisitos para ingresar. Sin embargo, solo se incorporaron 385 (un 60% menos que el año pasado, rompiendo la tendencia de incremento del 10% anual). Así, 489 investigadores altamente calificados, en especial en las Ciencias Sociales y Humanas (197, un 40,3%), recibieron un mail de desvinculación y quedaron en una difícil situación para continuar su carrera académica. La tristeza es ideológica, institucional, estratégica, pero también es individual, subjetiva, para cada caso particular: “No paro de llorar. ¿Mis lágrimas son el cambio que querían? Quince años de estudio para recibir este mail”. Hay además ataques en las redes a investigadores y marchas de protesta en lugares que hasta hace poco eran el símbolo del progreso científico nacional.

Publicado originalmente aquí.

Deja un comentario

Archivado bajo Ciencia y Técnica, Pensar la universidad, Proyección

Convenio SIELE entre UBA, Instituto Cervantes y Telefónica España: PASADAS VEINTE SEMANAS…

unnamed.jpg

Desde Letras Vuelve adherimos a la solicitada y compartimos tanto la preocupación como la necesidad de llevar adelante acciones para asegurar la continuidad del CELU.

Hace veinte semanas el Club de Traductores Literarios de Buenos Aires empezó a reunir firmas en repudio del pacto firmado entre la U.B.A., la U.N.A.M., la Universidad de Salamanca, el Instituto Cervantes y Telefónica de España para otorgarle valor universal al SIELE, que es el sistema de certificación de la lengua propuesto por el Instituto Cervantes y llevado a cabo por Telefónica de España.

Este contubernio implica que el CELU, certificado argentino elaborado por especialistas de la U.B.A. conjuntamente con sus pares de más de treinta instituciones del país –y el único que se opuso a la fecha al certificado español–, queda en clara desventaja porque , Telefónica de España mediante, el examen peninsular puede rendirse por Internet, desde cualquier parte del mundo, previo pago de una suma consistente, varias veces superior a la propuesta por la Argentina.

La aceptación de ese pacto fue votada en una reunión del Consejo Superior de la U.B.A. por contadores, farmacéuticos, dentistas, veterinarios, ingenieros y médicos, con el voto contrario de los delegados de las facultades de Filosofía y Letras, Ciencias Sociales y Ciencias Exactas. Con todo, su aprobación fue anunciada con bombos y platillos un mes antes de la votación –lo que de por sí constituye una irregularidad y un escándalo– en el último Congreso de la Lengua, efectuado en Puerto Rico, país cuyos hablantes insultó el actual rey de España, al decir que estos hablaban una “lengua mestiza”.

A pesar de que las consecuencias directas de todas estas desprolijidades –para nombrarlas de alguna forma delicada– afectan fundamentalmente a la Argentina, resulta claro que el Instituto Cervantes es apenas la cara visible de una política de mayor alcance emprendida por España,  a través de sus instituciones, para administrar y decidir unilateralmente sobre la lengua castellana.

Se pretende así, bajo el torpe maquillaje del panhispanismo, imponerle a 500 millones de hablantes una norma correspondiente a una minoría que contemple algunas palabras procedentes de América para maquillar un negocio millonario que incluye la elaboración de diccionarios, gramáticas, sistemas de aprendizaje, etc.

En consecuencia, más allá del caso argentino, se trata de un avance del todo inaceptable sobre la soberanía lingüística de la mayor parte de los países de Latinoamérica. Así lo entendieron los muchos escritores, editores, traductores, profesores universitarios, investigadores del universo de la lengua chilenos, colombianos, mexicanos, peruanos, portorriqueños, uruguayos, venezolanos que han tenido a bien firmar la solicitada. Y también los españoles que han tenido el coraje de manifestarse contra lo que claramente ven como un atropello.

Por esta razón y para advertir igualmente a las autoridades de nuestros países sobre el peligro de dejar avanzar sobre nuestros intereses a las instituciones españolas, reiteramos la invitación a seguir firmando esta solicitada, que quedará abierta a todos los interesados. Asimismo, solicitamos que se la haga circular, creando cadenas en otros países de América y haciéndola llegar a los medios de comunicación y a cuanto foro esté al alcance de los interesados para alertar a la población.

Para sumarse sólo se tiene que enviar un mail a clubdetraductoresliterarios@gmail.com

 

Solicitada
 
Los abajo firmantes, escritores, intelectuales, docentes, investigadores y artistas del universo de la lengua castellana, queremos manifestar nuestro absoluto repudio al Memorándum de Entendimiento, un conjunto breve de artículos, con el cual la UBA se integra al convenio firmado entre el Instituto Cervantes, la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad de Salamanca, que pretende otorgarle al Servicio Internacional de Evaluación de la Lengua Española (SIELE) valor universal y hegemónico. Consideramos que se trata de  una grave intromisión en la independencia lingüística de Latinoamérica, así como de un perjuicio a los intereses políticos y comerciales de la región.

A
Martín Abadía, Enrique O. Abeya-Gilardon, Gabriela Adamo, Lucas Adur, Silvia Aguilera (Chile), Claudia Aguirre, Osvaldo Aguirre, Laura Alcoba (Francia), Diego Alfaro Palma (Chile), Fernando Alfón, Javier Almeida, Mariano Altamirano, Matías Allende Contador (Chile), Adriana Amante, Susana Anaine, Jotaele Andrade, Maria Teresa Andruetto, Daniela Ansa, Angelika Antonio Rubin, María Amelia Arancet Ruda, Graciela Aráoz, Fernanda Aren, Teresa Arijón, Elvira Arnoux, Alessio F. Arredondo,  Adriana Astutti, Alejandra Atadía, Jorge Aulicino, Márgara N. Averbach,
B
Claudia Bacci, Cecilia Bajour, Miguel Balaguer, Alejandro Balazote,  Florencia Baranger-Bedel, Pablo Bardauil, Julina Barembuem (Francia), Ian Barnett, Carolina Bartalini, Alcira Bas, Carlos Battilana, Matías Battiston, Gustavo Beade, Eric Beaumatin (Francia), Roberto Bein, Natalia Belenguer, Sonia Bello, Bárbara Belloc, Asher Benatar, Laura Benítez, Julia Benseñor, Daniela Bentancur, Diego Bentivegna, Gladys Berisso, Angel Berlanga, Emilio Bernini, Eduardo Berti, Concepción Bertone, Pablo Betesh, María de los Ángeles Bianchi, Ana Lia Biderman, Sonia Bierbrauer, Mónica Billoni, César Bisso, Andrea Bohrn, Elisa Boland, Karina Bonifatti, Piedad Bonnet (Colombia), Juan Bonilla (España), María Angélica Bonilla, Manuel Borrás (España), Claudia Borzi, Pablo Braun, Sonia Bierbrauer, Matías Bruera
C
Marcelo José Cabarcas Ortega (Colombia), Gabriela Cabezón Cámara, Rubén Faustino Cabrera, Susana Cabuchi, Javier Calvo, Silvia Camerotto, Silvana Campanini, Magdalena Cámpora, Marco Antonio Campos (México), Sibila Camps, Martín Caparrós, Anália Capdevila, Pablo Caramelo, Marina Cardelli, Sandra Carli, Penélope Cartelet, Fabián Casas, Fernanda Castelano Rodrigues (Brasil), Alejandro Castro, Nora Catelli, Maite Celada (Brasil), Marcelino Cereijido (Argentina/México), Rocío Cerón (México), Valeria Cervero, Sergio Chejfec, Matías Chiappe (Japón), Ricardo Chiesa, Micaela Chirif (Perú), Luis Chitarroni, Federico Ciamberlini, Ángela Ciocca, Oliverio Coelho, Marcelo Cohen, Sara Cohen, Andrea Cofán, Javier Cófreces, Vanina Colagiovanni, Nicolás Coletto, María del Carmen Colombo, Gabriela Comte, Oscar Conde, Carlos Roberto Conde Romero (México) Estela Consigli, Jorge Consiglio, Sandra Contreras, Lucila Cordone, Luciana Cordo Russo, Juan David Correa (Colombia), Sylvia Costa, Flor Cresta, Américo Cristófalo, Claudio Crivelli, Marcela Croce, Adriana Cristina Crolla, Graciela Cros, Esther Cross, Anna Crowe (Escocia),
D
Julián D’Alessandro, Paola D’Angelo, Guillermo David, Juan José Delaney, Silvia Delfino, Laura Demaría (EE.UU.), Pablo De Santis, Juan de Sola (España), Valentín Díaz, Mariana Di Cío (Francia), Ariel Dilon, María Teresa D’Meza (Cuba), Mariana Dimópulos, María di Stefano, Ignacio Di Tulio, Ángela Lucía Di Tullio, Leonora Djament, Jordi Doce (España), Nora Domínguez Rubio, Leandro Donoso, Elsa Drucaroff,
E
Víctor Ego Ducrot, Andrés Ehrenhaus, Laszlo Elderyi (Uruguay), Neide Elias (Brasil),Verónica Engler, José María Espinasa (México), Carolina Esses, Juan José Estévez,
F
Geneviève Fabry (Bélgica), Sylvia Falchuk, Ángel Faretta, Adriana Fernández, Nancy Fernández, Zulema Fernández, Álvaro Fernández Bravo, Inés Fernández Moreno, Martina Fernández Polcuch, Gustavo Fernández Walker, Alex Ferrara, Horacio Fiebelkorn, Tamara Figueroa, Judith Filc (Estados Unidos), Diego Fischerman, Graciela Foglia (Brasil), Laura Fólica, Jorge Fondebrider, Diego Forte, Ana Franco (México), Silvana Franzetti, Daniel Freidemberg, Silvina Friera, Leonardo Funes, Alejandra Furfaro,
G
Pablo Gaiano, Carlos Gamerro, Lélia Gándara, Flavia García (Canadá), Inés García Botana, Antonia García Castro, Gabriela García Cedro,Emilio García Wehbi, Marietta Gargatagli, Inés Garland, Florencia Garramuño, Miguel Gaya, Jorge Geffner,  Francisco Gelman Constantin, Nicolás Gelormini, Alicia Genovese, Analía Gerbaudo, Mabel Giammatteo, Pablo Gianera, Federico Gianotti, Daniel Gigena, Sol Gil, Abel Gilbert, Paula Giménez Zapiola, Gabriel Giorgi, Mónica Girón, Andrea Giunta, Marisa Godoy, Graciela Goldchluk, Víctor Goldstein, Alejandro González, Betina González, Horacio González, Jonio González, Rafael Goñi, Inés Grimland, Ezequiel Grimson, Lucía Grodsinsky, Roberto Guareschi, Leila Guerriero, Richard Gwyn (Gales),
H
Fabián Haim, Claudia Hartfiel, Liliana Hayat, Liliana Heer, Itziar Hernández (España), Patricia Hernández, Frida Herz, Alejandro Horowicz, Luis Francisco Houlin Dintrans,
I
Ricardo Ibarlucía, Carla Imbrogno, Pablo Imen, Pablo Ingberg, José Insúa, Fabián Osvaldo Iriarte, Pola Iriarte (Chile), Jorge Isaías,
J
David Jacobson, Natalia Jakubecki, Alexandra Jamieson Barreiro, Ana María Jaramillo (Colombia/México), Darío Jaramillo Agudelo (Colombia), Noé Jitrik, Silvia Jurovietzky,Mario Jursich (Colombia),
K
Tamara Kamenszain, Laura Kaplan, Alejandra Patricia Karamanian,Alejandro Kaufman, Sergio Kiernan, Guillermo Korn, Alberto Kornblihtt, Laura Malena Kornfeld, Eduardo Kragelund, Christian Kupchik,
L
Juan Manuel Lacalle, Mónica Lago, Patricia Lálage del Vall, María Lanese, Gabriela Lapalma, Alicia Laplace, Alejandra Laurencich, Daniela Lauria, Denise León, Mara Faye Lethem (Estados Unidos),  Mauro Libertella, Daniel Link, Jorge Locane (Alemania), María Rosa Lojo, María Pía López, Eugenio López Arriazu, Carlos López Beltrán (México), Pura López Colomé (México), María López García, Ana María Lorandi, Diego Lorenzo, Carolina Lozada (Venezuela), Gabriel Lozano, Marcela Lucero,
M
Ariel Magnus, Silvia Maldonado, Héctor Manni, Elena Marengo, Lucas Margarit, Marilú Marini, Daniel Martínez, Uriel Martínez Venegas (México), Claudia Masín, Carlos Masotta, Cecilia Mata, Mirtha Paula Mazzocchi, Ana Mazzoni, Víctor Manuel Mendiola (México), Ricardo Mendoza Rademacher (Chile), Andrea Menegotto, Tununa Mercado, Mercedes Merino, Silvana Meta, Eduardo Milán (Uruguay), Ignacio Miret, Javier Mocarquer (Estados Unidos), Cristian Molina, Oscar Luis Molina Sierralta (Chile), Rodrigo Molina-Zavalía, Sylvia Molloy, Fabián Mónaco, Rafael Mondragón (México), Mario Montalbetti (Perú), Graciela Montaldo, René Montero Montano (México), Miguel Ángel Montezanti, Fabio Morábito (México), Yolanda Morató (España), María Moreno, Juan Carlos Moreno Cabrera (España), Graciela Morgade, Julieta Mortati, José Luis Moure, Vicente Muleiro, Debi Mundani, Hugo Murno,
N
Adelaide Navarret, Juana Nicolaou, Gustavo Nielsen, Michel Nieva, Valentina Noblia, Alejandro de Nuñez,
O
Julieta Obedman, Alejandra Obermeier, Elena Luján Odriozola, Ana Ojeda, Leonardo Oksman, Sebastián Olaso, Alejandro Olazabal, Lucrecia Orensanz (México), Diana M. Ortega, María Gabriela Ortiz, Pablo Ortiz (Estados Unidos), Alexandra Ortiz Wallner (Alemania), Elsa Osorio, Araceli Otamendi, Sonia Otamendi, Rafael Felipe Oteriño,
P
Cecilia Palmeiro, Lucas Panaia, Tamara Padrón Abreu, Andrea Palet (Chile), Aldo Parfeniuk, Sandra Pasquini, Hilda Paz, Ingrid Pelicori, Diego Peller, Marina Inés Pepe, Graciela Périssé, Claudia Pérez, Cecilia Pérez de Micou, Paula Pérez Alonso, Graciela Perosio, Lucas Petersen, Miguel Ángel Petrecca, Maria Pibernus, Gabriela Clara Pignataro, Claudia Piñeiro, Nancy Viviana Piñeiro, Silvina Poch, Judith Podlubne, José Maria Poirier, Antonio José Ponte (Cuba/España), Ángela Pradelli, Ana Pruis, Agnieszka Julia Ptak,  Mercedes Pujalte, María Lucía Puppo,
Q
Juan Carlos Quintero-Herencia (Puerto Rico),
R
Alejandro Raiter, María Laura Ramos, Olga Regueira, María Cristina Renard, Fernando Rendón (Colombia), Jorge Revsin, Alicia Silvia Rey, Esteban Javier Rico, Cynthia Rimsky (Chile), Armando Roa Vial (Chile), Victoria Rodríguez Lacrouts, Blanca Alberta Rodríguez Vázquez (México), Waldo Rojas (Chile), Luis A. Rojas Herrera (Chile), Marta Rojzman, Mariana Romo Carmona (Estados Unidos), Gonzalo Roncedo, Hernán Ronsino, Mirta Rosenberg, Silvia Rotemberg, Fernando Rouaux, Cora Rozwadower-Grätzer (Francia), Julio Patricio Rovelli López, Mario Rucavado Rojas, Natalia Ruhl, Facundo Ruiz, Pablo Martín Ruiz (Estados Unidos), Ricardo Ruiz,
S
Guillermo Saavedra, Julia Sabena, Lori Saint-Martin (Canadá), Ina Salazar (Perú/Francia), Alejandro Schmidt, Scott Sadowsky (Chile), Elisa Salzmann, Daniel Samoilovich, Beatriz Sarlo, Vivian Scheinsohn, María Jimena Schere, Gabriela Schon, Federico Schuster, Francisco Segovia (México), Pablo Seijas (Argentina/Francia), Gabriel Seisdedos, Gabriel Senanes, Silvia Senz Bueno (España), Jessica Sequeira (Estados Unidos), Matías Serra Bradford, Marina Serrano, Pedro Serrano (México), Nora Sforza, Lorna Shaugnessy (Irlanda), Ana María Shua, Luciana Sierra, Alberto Silva Castro, Gastón Sironi, Paulo Slachevsky (Chile), Perla Sneh, Ricardo Soca, Ada Solari, Margarita Solli, Marcial Souto, Mikel Soto Nolasco(País Vasco), Rafael Spregelburd, Eduardo Stupía, Julieta Sueldo Boedo (Brasil), Jorgelina Sureda, Maristella Svampa, Mariano Sverdloff, Santiago Sylvester, Alberto Szpunberg,
T
Sergio Tanoni, Alejandro Tantanian, Carles Tàvec, María Tellechea, Federico E. Testoni, Diana Theocharidis, María Emilia Tijoux, Mario Tomé, Sandra Toro, Jorge Torres Zavaleta, Diego Trelles Paz (Perú),
U
Lidia Unger, Pablo Usabiaga, Teresa Usandivaras, Alejandra Uslenghi (Estados Unidos), Leandro Uteda,
V
Luisa Valenzuela, Gustavo Valle (Venezuela), María Esther Vázquez, Graciana Vázquez Villanueva, Diana Vega, Ana Vellegal, Luciana Velloso, Santiago Venturini, Carmen Verlichak, Pedro Ignacio Vicuña (Chile), Gabriela Villalba, Claudio Villarreal, Silvia Villegas, Juan Villoro (México), Elena Vinelli, Marcela Visconti, Miguel Vitagliano, Martín Vitton,
W
Miguel Wald, David Wapner, Gerardo Wehinger, Astrid Wenzel, Guadalupe Wernicke,Laura Wittner, Marcela Woods,
Y
Débora Yánover
Z
Horacio Zabaljáuregui, Enrique Zattara Hernández, Amelia Zerrillo, Pablo Zdrojewski, Katharina Zinsmeister, Verónica Zondek (Chile), Julia Zullo, Patricio Zunini.

Universidades e instituciones educativas a las que pertenecen los firmantes

Universidad Católica Argentina (Argentina)
Universidad de Belgrano (Argentina)
Universidad de Buenos Aires (Argentina)
Universidad de San Andrés (Argentina)
Universidad del Salvador (Argentina)
Universidad Nacional Arturo Jauretche (Argentina)
Universidad Nacional de Córdoba (Argentina)
Universidad Nacional de La Plata (Argentina)
Universidad Nacional de Lanús (Argentina)
Universidad Nacional de Mar del Plata (Argentina)
Universidad Nacional de Rosario (Argentina)
Universidad Nacional de San Luis (Argentina)
Universidad Nacional de Tres de Febrero (Argentina)
ENSLV “Sofía E. Broquen de Spangenberg” (Argentina)
IES en Lenguas Vivas “Juan Ramón Fernández” (Argentina)
Instituto Superior de Formación Docente 3 (San Martín de los Andes, Argentina)
Instituto Superior de Profesorado n.° 8 “Alte. Guillermo Brown” (Santa Fe, Argentina).
Universidad Federal de São Paulo (Brasil)
Universidad Católica de Chile (Chile)
Universidad de Chile (Chile)
Universidad Jorge Tadeo Lozano, sede Caribe. Cartagena (Colombia)
UNAM (México)
Universidad de la República (Uruguay)
New York University (Estados Unidos)
Providence College (Estados Unidos)
UC Davis (Estados Unidos)
University of Maryland (Estados Unidos)
Tufts University (Estados Unidos)
Ministère de l’Immigration, de la Diversité et de l’Inclusion de Québec (Canadá)
Université du Québec á Montreal (Canadá)
Humboldt-Universität zu Berlin (Alemania)
Universidad Libre de Berlín (Alemania)
Universidad Autónoma de Madrid (España)
Universitat Pompeu Fabra (Barcelona / España)
Université de Caen-Normandie (Francia)
Université de Lille 3 (Francia)
Université Sorbonne Nouvelle Paris III (Francia)
Université Catholique de Louvain (Bélgica)
Tokyo University (Japón)

Adhesiones Institucionales

Centro PEN Argentina
Fundación Victoria Ocampo
Programa de Estudios Latinoamericanos Contemporáneos y Comparados
(http://untref.edu.ar/institutos_centros/pelcc-programa-de-estudios-latinoamericanos-contemporaneos-y-comparados/)
Diccionario Latinoamericano de la Lengua Española(http://untref.edu.ar/diccionario/)
Archivos del Sur

Deja un comentario

Archivado bajo Acciones de lucha, Información, Noticias, Pensar la universidad, Proyección

Convenio UBA-Cervantes: un retroceso para la Enseñanza del español en Argentina

Como representación de graduados de la carrera de Letras de la Universidad de Buenos Aires, desde Letras Vuelve, queremos manifestar nuestra más profunda preocupación y rechazo al convenio entre esta Universidad y el Instituto Cervantes-en conjunto con la Universidad de Salamanca y la Universidad Nacional Autónoma de México-, para avalar y homologar una nueva certificación del español como lengua extranjera (SIELE), desarrollada por el Instituto Cervantes. Este “memorándum de entendimiento”, acordado por el Rectorado de la Universidad de forma totalmente inconsulta y a espaldas de la comunidad académica, y refrendado por el Consejo Superior siendo un hecho ya consumado, constituye un desconocimiento y un ataque directo al desarrollo en el ámbito de la Enseñanza de la lengua y las políticas lingüísticas que los especialistas de nuestro país vienen desarrollando desde hace más de 25 años.
Queremos convocar a toda la comunidad académica y profesional del ámbito de las letras a involucrarse para difundir esta situación, y para iniciar acciones conjuntas con el objetivo de que las autoridades responsables por este acuerdo y el conjunto de la sociedad comprendan las implicancias de esta iniciativa, y la profunda lesión a los intereses nacionales que representa desde todo punto de vista.

El convenio fue aprobado por el Consejo Superior de la Universidad en su sesión del pasado 30 de marzo, tras ser tratado por primera y única vez en su comisión de convenios siete días antes. A pesar de haber tramitado las autorizaciones con la debida antelación, se impidió el ingreso a dicha sesión a las autoridades del Departamento de Letras, al director de la Academia Argentina de Letras, y a un conjunto de docentes/investigadores de nuestro Laboratorio de idiomas que participan activamente del CELU (Certificado de Español: Lengua y uso, certificación nacional de español como lengua segunda y extranjera) e intentaron asistir para poder exponer ante los miembros del Consejo la perspectiva de nuestra comunidad académica y de los especialistas en la temática.

La Universidad de Buenos Aires forma parte del Consorcio ELSE (Español Lengua Segunda y Extranjera), constituido en 2001 e integrado por 35 Universidades Nacionales, como un organismo plural que trabaja articulando equipos de todo el país en función de desarrollar, entre otros proyectos de docencia e investigación, mecanismos propios de evaluación del español como lengua extranjera, y ofrece desde hace años una certificación argentina, avalada con estándares internacionales y reconocida por nuestro Ministerio de Educación y nuestra Cancillería: el CELU. La decisión del Rectorado de avalar un sistema de acreditación de conocimiento del español desarrollado por el Instituto Cervantes de España, desconociendo los acuerdos firmados en este marco y el compromiso de la Universidad de Buenos Aires con el desarrollo e impulso del CELU, resulta claramente lesiva de los intereses de sus docentes e investigadores especializados en el área, y daña seriamente, e incluso hace peligrar, el futuro de los desarrollos que se llevan a cabo desde hace años en nuestro país, tanto a partir de investigaciones individuales como alrededor de proyectos conjuntos acreditados por diferentes instituciones académicas y científicas (UBA, ANPCyT, CONICET, etc.).

Este acuerdo del Rectorado para desconocer y socavar el trabajo realizado por los docentes e investigadores de su propia universidad se llevó adelante sin notificación alguna al Departamento de Letras UBA o al Laboratorio de idiomas de nuestra Universidad, que hace 25 años desarrolla el área de la enseñanza del español dentro del ámbito de la UBA. Los integrantes de la comunidad académica de Letras de esta universidad tomamos conocimiento de su existencia a través de algunos medios de comunicación, que anunciaron la sanción del convenio antes siquiera de que fuera notificado el proyecto a los consejeros superiores; y por medio de la página del Instituto Cervantes, que incorporó los logos de la Universidad de Buenos Aires a la página de inscripción a su examen internacional antes de cualquier tratamiento. Creemos que esta dinámica vergonzosa refleja la nula vocación democrática de Rectorado y pone de manifiesto el carácter exclusivamente comercial del acuerdo, en el que el prestigio de la Universidad de Buenos Aires se utiliza para el lucro, dejando de lado cualquier consideración académica, y el compromiso social, cultural, y político que como universidad pública debe sostener.

Por último, es necesario no perder de vista que esta iniciativa se inserta de modo claro en un contexto nacional y regional que pugna por la mercantilización de la educación -y, en este marco, de las políticas sobre la lengua-, propia de modelos neoliberales que desprecian lo público y lo soberano.

Por todo lo expuesto, ratificamos nuestro rechazo a la aprobación del Memorándum de Entendimiento y al aval que la Universidad de Buenos Aires ha ofrecido al certificado SIELE, a la mecánica antidemocrática que ha seguido su tratamiento, a la perspectiva estrictamente comercial que motiva la firma del convenio y al total desprecio por la perspectiva académica que ha mostrado el Consejo Superior de la UBA en este tema. Asimismo, adherimos a la postura unánime de nuestro Consejo Directivo y respaldamos a todos los docentes e investigadores de nuestra Facultad que trabajan en estas áreas y que son quienes han aportado de modo concreto al desarrollo de políticas lingüísticas soberanas en nuestro país.

5 comentarios

Archivado bajo Información, Noticias, Pensar la universidad, Proyección

La trama de la memoria en el ECuNHi

Flyer 13.11 Prividera x Friera

Sobre el invitado: Nicolás Prividera (Buenos Aires, 1970) es egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación (UBA) y de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC). Dirigió M (2007), película que obtuvo varios premios internacionales. Su segundo film se llama Tierra de los padres.Restos sobre restos es su primer libro. A fines de 2014 publicó El país del cine. Para una historia política del Nuevo Cine Argentino, por la editorial cordobesa Los Ríos.

Sobre la obra: “Nicolás Prividera nació en 1970, tres días antes del secuestro de Aramburu. Su madre fue secuestrada en marzo de 1976, apenas seis días después del golpe, y continúa desaparecida desde entonces. Este libro habla, entre otras cosas, de esa herencia. Pero no encontrarán aquí ni la iluminada prosa militante de -y sobre- los ’70 , ni la tibia mirada desencantada de la generación de los ’90. Prividera traza un puente entre esas generaciones, pero lo hace con su propia voz: la de un hijo que no se resigna ni a la historia oficial, ni a la prescindencia posmoderna. Porque si bien sólo nos quedan “restos” (y acaso restos de restos), también ellos dan cuenta de una historia.” Por Julián Axat.  

Sobre la entrevistadora: Silvina Friera es una de las periodistas argentinas más respetadas y valoradas del ámbito cultural. Egresada de la Escuela Taller Agencia (TEA), trabaja en la sección Cultura y Espectáculos del diario Página/12 desde el 2000. También ha escrito para el suplemento cultural Ñ, para la revista Puentes, y en revistas especializadas en teatro, como las del CELCIT y del Teatro San Martín, entre otros medios gráficos. Desde 2004 realiza entrevistas para la Audiovideoteca de Escritores de Buenos Aires, archivo dedicado a la preservación, conservación y difusión de la literatura argentina.

Deja un comentario

Archivado bajo Actividades, Articulación, Información, Proyección

Editorial Universitaria de la Facultad de Filosofía y Letras – EUFyL

EUFyL

La Facultad de Filosofía y Letras invita a la presentación de su

nuevo proyecto editorial EUFyL,

que se realizará el miércoles 4 de noviembre a las 19 hs. en el aula 108, Puan 480, CABA.

EUFyL está dirigido a un amplio espectro de lectores, con presencia en las librerías de todo el país. Los dos primeros títulos son: Historia de la mentira. Prolegómenos, una conferencia que Jacques Derrida dictó en Buenos Aires, invitado por la Facultad, con prólogo de Jorge Panesi, y Arlt. Diez aguafuertes comentadas, en el que escritores argentinos eligen y comentan una aguafuerte del autor. Con prólogo de Sylvia Saítta, el libro constituye una breve antología arltiana y, al mismo tiempo, un testimonio de ciertas preocupaciones y modos de leer propios de la cultura argentina actual.

Desde sus inicios, hace casi 120 años, la Facultad de Filosofía y Letras realiza una labor editorial intensa y diversificada con libros y revistas que, en general, circularon dentro del ámbito académico. Ahora, la Facultad se plantea una nueva línea editorial que, sin dejar de interpelar a estudiantes, profesores e investigadores, quiere entablar también un diálogo con los lectores no académicos interesados en los grandes temas de la cultura.

Grandes clásicos y nuevos autores argentinos y extranjeros tendrán cabida en el catálogo de EUFyL, en ediciones cuidadas y a un precio accesible. De este modo, la Facultad afirma su propósito de llevar la conversación más allá de los límites de sus aulas, saliendo a la calle para circular por las librerías argentinas.

Podés mirar los detalles de los títulos que serán presentados en esta ocasión AQUÍ.

Deja un comentario

Archivado bajo Actividades, Información, Noticias, Pensar la universidad, Proyección