Archivo de la categoría: Ciencia y Técnica

CONVOCATORIAS ABIERTAS: Becas CONICET y Proyectos UBACyT

logo_conicet

BECAS DOCTORALES Y POSDOCTORALES CONICET 2017
Se encuentra abierta la Convocatoria 2017 para Becas Doctorales y Postdoctorales del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). Pueden ver los detalles de la Convocatoria aquí.

enc2

CONVOCATORIA 2017 A PROYECTOS UBACYT
Por su parte, permanece abierta la Convocatoria para la Programación 2018 de Proyectos UBACyT. Pueden ver información detallada aquí.

Deja un comentario

Archivado bajo Becas, Ciencia y Técnica, Concursos y convocatorias, Noticias

Mañana: ASAMBLEA y festival en defensa de la ciencia

Festival MinCyT

Deja un comentario

19/04/2017 · 11:08

Las políticas del CONICET-MINCyT y el futuro de las ciencias humanas y sociales

En el marco de las diversas actividades en contra del ajuste en el área de ciencia y técnica y como parte de los debates por un desarrollo científico inclusivo y soberano, invitamos a todxs al panel que se desarrollará el lunes 6 de marzo, en la Facultad de Filosofía y Letras (Puan 480, aula 324, 3er piso).

panel.jpg

Deja un comentario

Archivado bajo Actividades, Ciencia y Técnica, Noticias, Pensar la universidad

1° de MARZO: FERIA DE CIENCIAS EN DEFENSA DE LA INVESTIGACIÓN PÚBLICA, NACIONAL Y SOBERANA

photo_2017-02-21_14-35-41.jpg

El sistema científico público nacional y el sistema de educación superior pública han sufrido ataques sucesivos desde que Cambiemos está a cargo del Ejecutivo Nacional. Específicamente,  los recortes brutales en el área de ciencia y tecnología implicaron una reducción drástica de los ingresos a la Carrera de Investigador Científico en el CONICET (CIC). Ante este panorama, la comunidad científica se ha organizado a nivel nacional y federal:

Invitamos a todxs a que nos acompañen el 1° de marzo a las 10 a.m. en el Congreso, donde desarrollaremos la FERIA DE CIENCIAS con participación de investigadores e investigadoras de todas las disciplinas y de todo nuestro país.

¿QUÉ ESTÁ SUCEDIENDO CON LA POLÍTICA DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA EN LA ARGENTINA?

Como es de público conocimiento, el año pasado el gobierno de Maurico Macri (en abierta violación de sus promesa de campaña) redujo el presupuesto del Ministerio de Ciencia y Tecnología del 0.7% del PBI al 0.59%. Ese recorte feroz atenta no sólo contra el desarrollo científico soberano en general, sino contra el Plan Argentina Innovadora 2020. Incluso más allá del recorte presupuestario, el conflicto de diciembre de 2016 dejó claro que el problema no es centralmente económico, sino ideológico: el macrismo decidió desmantelar el sistema de ciencia y técnica público y el CONICET es el organismo clave y más representativo de ese sistema.

En su primera reunión de 2017, el Directorio del CONICET ha decidido profundizar el ajuste a través de dos vías centrales: a) el recorte de las vacantes totales para el ingreso a la CIC en un 50% (de más de 900 anuales durante los años 2014 a 2016 a sólo 450 en 2018); b) la asignación del 50% de las vacantes a líneas de investigación correspondientes a inespecíficos y cuestionables “Temas Estratégicos”. Esto no sólo oscurece y posibilita la manipulación del proceso de evaluación e ingreso sino que, además, encubre la intención de transformar la producción académica y científica para hacerla funcional únicamente a los intereses empresariales.

Algunos números:

  • el Presupuesto aprobado para 2017 asigna un 16,6% menos para la Ciencia y Tecnología;
  • en 2017 ingresará a la Carrera de Investigador Científico del CONICET un 60% menos de investigadores altamente calificados en diversas disciplinas, y esa cifra arroja un NULO crecimiento de la planta científica del CONICET;
  • en 2017 no se incorporará NINGÚN nuevo investigador en Catamarca, Formosa, La Rioja y Santa Cruz, provincias que el CONICET considera de prioridad geográfica;
  • una convocatoria se abriría el 1 de marzo de 2017 para el ingreso a la Carrera de Investigador Científico, aunque la gran pregunta es si ese atraso en las fechas implicará eliminar una de las convocatorias anuales previstas. En caso de no abrirse una nueva convocatoria en noviembre de 2017, se habría eliminado una. Esto implicaría un decrecimiento de, al menos, 400 investigadores en la planta científica del CONICET.
  • para el 2017 se asignó un 16% menos de Becas Doctorales y Posdoctorales;
  • se ha congelado el ingreso a la Carrera de Personal de Apoyo;

SE PROMETIÓ LLEVAR LA CIENCIA A ESTÁNDARES INTERNACIONALES pero la cantidad de investigadores del CONICET y el presupuesto para Investigación y Desarrollo está cada año más por debajo del promedio mundial. Según las últimas estadísticas, sin ajuste, el presupuesto argentino representaba en 2013 sólo el 0,6% del PBI mientras que en Brasil el 1.24%, en Francia el 2,2%, en EEUU el 2,7% y en Alemania el 2,8%, y la cifra de investigadores por millón de habitantes seguía una proporción equivalente.

SIN CIENCIA NO HAY FUTURO    

NO AL DESMANTELAMIENTO DEL SISTEMA CIENTÍFICO-TECNOLÓGICO

POR UN DESARROLLO CIENTÍFICO Y TECNOLÓGICO SOBERANO

Ilustración https://www.facebook.com/meluzinailustra/

Deja un comentario

Archivado bajo Actividades, Ciencia y Técnica, Noticias, Pensar la universidad

Convocatoria a Becas UBACyT 2017

Entre el 1º y el 21 de marzo estará abierta la inscripción para la convocatoria a becas estímulo, maestría, doctorado y culminación de doctorado. Quienes resulten seleccionados comenzarán su trabajo a partir del 1º de septiembre del corriente.

1487086215719626.JPG

Becas Estímulo

  • Ser estudiante de una carrera de grado de la UBA.
  • Tener hasta 30 años al 21 de marzo de 2017.
  • Tener entre un 50% y un 90% de las materias aprobadas (incluido el CBC).
  • No exceder los 7 años (incluido el CBC) de haber iniciado la carrera.
  • No haber usufructuado becas de investigación.

Requisitos para los directores:

  • Ser Profesor (Titular, Asociado, Adjunto), JTP con título de doctor, o Ayudantes de Primera con título de magíster o doctor. El cargo docente debe ser regular y rentado de la UBA.
  • Participar de un proyecto de investigación UBACYT acreditado, con lugar de trabajo en el ámbito de la UBA.

 

Becas de Maestría y Doctorado

  • Ser graduados de la UBA o de universidades nacionales argentinas.
  • Tener hasta 35 años de edad al cierre de la convocatoria. Podrán otorgarse hasta un 15% a postulantes de entre 36 y 40 años de edad.
  • No haber usufructuado una beca de investigación como graduados mayor a un año de duración.

Requisitos para los directores:

  • Ser Profesor (Titular, Asociado, Adjunto, Emérito, Consulto), o JTP con título de doctor. El cargo docente debe ser regular y rentado de la UBA.
  • Participar en un proyecto de investigación UBACYT financiado, con lugar de trabajo en el ámbito de la UBA.

 

Becas de Culminación de doctorado

  • Ser graduados de la UBA o de universidades nacionales argentinas.
  • No haber usufructuado una beca de investigación como graduados mayor a tres años de duración.
  • Tener avances comprobables en un doctorado de la UBA, sin haberlo concluido.

Requisitos para los directores:

  • Ser Profesor (Titular, Asociado, Adjunto, Emérito, Consulto), o JTP con título de doctor. El cargo docente debe ser regular y rentado de la UBA.
  • Participar en un proyecto de investigación UBACYT financiado, con lugar de trabajo en el ámbito de la UBA.

Consultasbecas@filo.uba.ar

Más información
AQUÍ

 

Deja un comentario

Archivado bajo Ciencia y Técnica, Noticias

El acuerdo con el MinCyT y el escenario para 2017: una batalla que recién comienza

fotos-de-la-toma

El pasado 23 de diciembre, luego de cinco días de toma del edificio del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MinCyT) y una movilización y unidad creciente de la comunidad científica en respuesta al recorte de los ingresos a la Carrera del Investigador Científico (CIC) en CONICET, el Gobierno Nacional se vio forzado a negociar y dar respuesta a la situación. El acta acuerdo firmada ese mismo día logró que el Gobierno reconociera la situación de los 508 compañeros recomendados por las comisiones técnicas asesoras y la Junta de Calificación y Promoción del CONICET que fueran rechazados por presunta falta de presupuesto, y ofreciera una solución transitoria (LINK AL ACTA FIRMADA) a la difícil situación de los investigadores que, sin vínculo con el organismo pasado marzo del año que viene, hubieran sido expulsados del sistema. Pero al mismo tiempo, se aplaza el conflicto hasta el año próximo, sin que el Gobierno haya dado una respuesta clara a la incertidumbre sobre la continuidad de los compañeros involucrados ni cedido nada respecto de su objetivo principal: recortar casi dos tercios de los ingresos al organismo, abandonar definitivamente el plan Argentina Innovadora 2020 y, en última instancia, desmantelar el sistema científico y tecnológico público, empezando por el desguace de su principal organismo centralizado y federal: el CONICET.
Este impasse abre un escenario que obliga a redoblar los esfuerzos por lograr la unidad de acción que comenzó a construirse en esta primera etapa, ampliar el debate y generar la dinámica capaz de convocar a la participación masiva y federal de la comunidad científica y académica y de la sociedad en su conjunto.
Quienes integramos Letras Vuelve nos comprometemos con esa lucha, que decidirá no sólo el destino laboral inmediato de los compañeros afectados, sino también la continuidad o no de un proyecto que contenga a quienes queremos investigar y producir conocimiento en y para el país, único camino posible para el desarrollo de nuestra sociedad.

El proceso de lucha que vivimos entre el lunes 19 y el viernes 23 de diciembre significó un primer paso decisivo para enfrentar el proyecto de ajuste y vaciamiento de las políticas públicas que actualmente ejerce el Poder Ejecutivo, tanto en términos de movilización colectiva como de construcción de unidad en la acción por sobre diferencias secundarias entre distintos actores y organizaciones comprometidos con el campo popular. Durante la movilización federal de la semana pasada, compañeros de múltiples sectores políticos le pusieron el cuerpo a la toma pacífica del MinCyT y CCTs en todo el país, y muchos más participaron acercándose para dar masividad a las jornadas de discusión y las asambleas llevadas a cabo en cada uno de esos puntos.

El acta acordada el día 23, en el pico de movilización y visibilidad del conflicto, logra una respuesta momentánea para la situación particular de los compañeros directamente afectados, a través de la extensión y el otorgamiento extraordinario de becas, pero deja el sabor amargo de no haber podido capitalizar el estado de movilización logrado para alcanzar una solución definitiva a ninguna de las situaciones suscitadas, tanto particulares como de fondo.

Resulta absolutamente imprescindible mantenerse movilizados y seguir de cerca la evolución del conflicto durante el 2017, para evitar que el recorte proyectado por las autoridades nacionales (reconocido involuntariamente por el mismo Barañao) pueda llevarse adelante. Esto significa, en primera instancia, reconocer las dificultades inherentes a la propuesta acordada de que las universidades y otras instituciones absorban a los 450 aspirantes que o no poseían beca posdoctoral o cuyas becas caducarán en marzo del 2017 (los otros 68 aspirantes seleccionados tienen becas posdoctorales hasta marzo del 2018 y no fueron incluidos en la propuesta). Para que las universidades nacionales y otros organismos públicos puedan absorber a los investigadores afectados se requiere que el gobierno nacional destine partidas presupuestarias extras no proyectadas hacia esos destinos, algo poco verosímil en el marco del desfinanciamiento sistemático llevado adelante por el poder ejecutivo nacional contra esas instituciones durante todo el año 2016. Pero fundamentalmente, estas instituciones tienen sus propios marcos normativos y procedimientos para el ingreso de personal, con lo cual el gobierno promete mediante el acta acciones de instituciones que no estuvieron sentadas en la negociación ni se proponen como integrantes de la “mesa mixta” de seguimiento. A su vez, la inclusión de empresas “mixtas” (empresas con participación estatal) en el acuerdo firmado nos pone en alerta frente a los conocidos intentos de la gestión de Cambiemos de trasladar fondos del ámbito público al privado. Por último, la situación es aún más incierta para todos aquellos que actualmente se encuentran trabajando en el sistema científico como becarios doctorales y posdoctorales y que aspiran a continuar su carrera de investigador en nuestro país. La inclusión en el acta acuerdo del propio CONICET como uno de los destinos de trabajo posibles para los postulantes recomendados, propuesta por los propios compañeros afectados en la asamblea, representa la mejor oportunidad para seguir oponiéndose al recorte pretendido.

Está claro que para las autoridades del Ministerio y para el Gobierno Nacional el acuerdo transitorio alcanzado pretende ser un paso hacia la resignación de recursos humanos del CONICET con el objetivo de desmantelar el organismo. Las declaraciones del ministro Barañao posteriores a la firma del acuerdo, así lo demuestran. El 2017 debe encontrarnos entonces unidos y alertas para reaccionar de forma articulada y federal, con el propósito de enfrentar las políticas de un gobierno que hace del ajuste y el endeudamiento su principal política. De la lucha que demos a partir de febrero próximo dependerá que todos juntos logremos convertir este momento en el punto de partida para constituir un movimiento que frene el ajuste en el sector y defienda un proyecto de ciencia y producción del conocimiento en y para la Argentina.

1 comentario

Archivado bajo Acciones de lucha, Articulación, Ciencia y Técnica

El recorte presupuestario en CONICET

14595613_1322843991080192_5924432760985718791_n

Compartimos la nota de Federico Navarro (graduado y docente de la carrera de Letras) sobre la situación que atraviesa el CONICET:

El Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) es el principal organismo de investigación de la Argentina. Es público y con representación en todo el país. Tiene 9236 investigadores de planta con jornada completa, muchos de ellos con dedicación compartida en el sistema universitario, según datos de 2015. No siempre fue así: en 2003 había 3694, en 2007, 5057. Cuenta además con 2553 técnicos de apoyo y, especialmente, con 10092 becarios de doctorado y postdoctorado. Estos números también subieron fuerte en la última década: 2351 becarios en 2003, 5599 en 2007. CONICET se ubicó, según el ranking SCImago de 2014, entre las 80 instituciones científicas más importantes del mundo, en Latinoamérica solo detrás de la Universidade de São Paulo. CONICET no solo formó investigadores jóvenes e integró a investigadores senior, sino que también repatrió, mediante el Programa Raíces, a más de mil trescientos científicos que habían abandonado el país en épocas de crisis o por falta de oportunidades.

En cifras más amplias, la Argentina invierte entre el 0,7 y 0,8% del PBI en Ciencia y Técnica, mucho más que Chile, Colombia o México, aunque aún lejos del país líder en Latinoamérica: Brasil, con el 1,1%. Vale la pena recordar también que la Argentina tiene 101 universidades (la mitad públicas, gratuitas, en todas las provincias del país y de acceso libre) y más de 1,8 millones de estudiantes, casi el 80% en el sistema público (datos oficiales de 2013). Este modelo universitario es uno de los más inclusivos y con mayor cantidad de estudiantes en relación con la población (tasa bruta de educación superior para 2014-15: 54,5%) de la región, y genera una gran masa crítica de profesionales altamente calificados, potenciando el desarrollo educativo y científico.

Para un país donde la mayor parte de la investigación está financiada por el estado, el rol de los 22 mil técnicos y científicos de CONICET, de la inversión pública y del sistema de educación superior es fundamental para el desarrollo nacional. En términos estratégicos, el Plan Argentina Innovadora 2020 del Ministerio de Ciencia (acordado en 2013) apuntaba a elevar para ese año en 5 mil el número de investigadores de planta. Se buscaba así que la Argentina llegara a invertir el 1,6% de su PBI en actividades de investigación y tuviera 5 investigadores y becarios por cada 1000 trabajadores (población económicamente activa). Este número corresponde a los países más desarrollados del mundo: por ejemplo, Alemania, Estados Unidos y Reino Unido tienen 4 investigadores cada mil habitantes, Corea, Canadá y Japón 5, Finlandia 7 (datos de UNESCO para 2010, incluyendo estudiantes de posgrado). Este objetivo perseguía el desarrollo nacional: los países con más inversión en Ciencia y Técnica son aquellos con mayor renta per cápita (aquí con datos de 2013).

Pero con el actual gobierno de derecha que asumió hace un año, el presupuesto para Ciencia y Técnica bajó, según algunas estimaciones, al 0,59% para 2017. Así, se vuelve a cifras inferiores al 2011 y el presidente incumple una más de sus promesas de campaña: duplicar la inversión en el área.

En este contexto, este año se presentaron unos 1526 postulantes a plazas de investigador en CONICET y las comisiones evaluadoras especializadas estimaron que 874 cumplían con los durísimos requisitos para ingresar. Sin embargo, solo se incorporaron 385 (un 60% menos que el año pasado, rompiendo la tendencia de incremento del 10% anual). Así, 489 investigadores altamente calificados, en especial en las Ciencias Sociales y Humanas (197, un 40,3%), recibieron un mail de desvinculación y quedaron en una difícil situación para continuar su carrera académica. La tristeza es ideológica, institucional, estratégica, pero también es individual, subjetiva, para cada caso particular: “No paro de llorar. ¿Mis lágrimas son el cambio que querían? Quince años de estudio para recibir este mail”. Hay además ataques en las redes a investigadores y marchas de protesta en lugares que hasta hace poco eran el símbolo del progreso científico nacional.

Publicado originalmente aquí.

Deja un comentario

Archivado bajo Ciencia y Técnica, Pensar la universidad, Proyección