Presentación de “El Matadero” nro.9

dav

El martes 30 de mayo, en el Centro Cultural Paco Urondo, fue presentado el nº 9 de El Matadero, revista del Instituto de Literatura Argentina Ricardo Rojas. Los ejemplares a la venta se agotaron. Más de setenta colegas se acercaron a escuchar un panel excepcional: Horacio González, Daniel Samoilovich, Beatriz Sarlo, Gabriel D´Iorio y Diego Caramés hablaron sobre las revistas culturales de entresiglos, eje también del último número de El Matadero. Las experiencias de El Ojo Mocho, Diario de Poesía y Punto de Vista fueron revisitadas por sus directores, mientras que la revista Confines fue analizada y comentada por integrantes del colectivo editor de El Río sin Orillas. Cerca de las 19hs. la apertura del encuentro estuvo a cargo de Facundo Ruiz (Letras Vuelve); pasadas las 21hs, todavía la conversación continuaba. Singular artefacto, El Matadero nº 9 es una revista dedicada a revistas, en cuyos artículos se exploran más de 15 configuraciones intelectuales abocadas a la crítica cultural y literaria entre 1978 y el presente.

El evento ofreció también un cierre al encuentro realizado tres años antes. En noviembre de 2014, Letras Vuelve convocó a 10 revistas contemporáneas a la Facultad de Filosofía y Letras (UBA) para dialogar, entre sí y con la Universidad, sobre el estado actual de las revistas. En aquella jornada, Otra Parte, Mancilla, El Ansia, La Balandra, Escritores del Mundo, Los inútiles, Kilómetro 111, El Río sin Orillas, No Retornable y Luthor, experiencias iniciadas luego del 2001, se presentaron en parejas y luego discutieron la situación de la crítica literaria, su lugar en las nuevas revistas y la relación que éstas establecían con la Universidad, su público y los lectores de revistas. “Pasar revista a las letras” inspiró, así, el último número de El Matadero, cuya tercera sección (“Conversaciones entre revistas”) integra las presentaciones realizadas entonces y editadas por Mariano Vilar (Letras Vuelve).

El Matadero nº 9, cuya idea y confección estuvo a cargo de Emilio Bernini, profesor de la Facultad y Secretario Académico del Instituto de Literatura Argentina, propone un contrapunto entre dos conjuntos de revistas: las que, comenzadas en el último tramo del siglo XX, finalizaron en el primero del XXI y las que se iniciaron entonces. En la sección “Finales”, Diego Peller escribe sobre Punto de Vista, Pablo Luzuriaga sobre El Ojo Mocho, Diego Caramés sobre Confines y Silvio Mattoni sobre Diario de Poesía. En “Inicios”, Romina Wainberg escribe sobre Otra Parte, Guadalupe Maradei sobre Las Ranas, Darío Capelli sobre El Río sin Orillas y Leonora Djament sobre revistas digitales. Bernini presenta y articula ambos conjuntos a través de una hipótesis: es la presencia o ausencia de una “voluntad de intervención” política lo que diferencia las revistas iniciadas en las últimas décadas del siglo XX y las del XXI.

En la presentación del martes, Gabriel D´Iorio leyó un resumen del trabajo sobre Confines (1995-2013) escrito por Caramés donde se proponía una periodización de la revista dirigida por Nicolás Casullo y se señalaba una marcada diferencia entre los números de los 90, sin rastros contextuales-políticos, y los publicados luego de 2001. El primer número de la revista, publicado en 1995, poco después de la reelección presidencial de Carlos Menem, no contiene una sola línea sobre el contexto político. Los números a partir de la crisis de diciembre de 2001 no hacen más que interpretarla y convocar, para comprender la dimensión de la crisis y sus posibles derivas, la tradición cultural y política de los años sesenta y setenta. Luego Diego Caramés, también en representación de El Río sin Orillas, evocó algunas escenas en las cuales, para el colectivo editor, había resultado central la lectura de las otras revistas, y fundamentalmente de El Ojo Mocho y Punto de Vista.    

Daniel Samoilovich, el director de Diario de Poesía (1986-2012), refirió situaciones que habían resultado, en su vida personal, fundamentales para sacar adelante el Diario y pensar su proyecto, en el cual la distancia del neobarroco así como de la poesía de lenguaje coloquial eran centrales. Preguntado por Facundo Ruiz sobre el impacto del Diario en la poesía argentina de entresiglos, especialmente la de “los noventa”, y su vinculación con el objetivismo, Samoilovich describió primero cierta crisis de una poesía que lo pretendía todo junto (“tener hijos, hacer la revolución, escribir poesía”) y que la dictadura había acelerado, para luego comentar que el Diario, frente al “baño de sangre” del terrorismo estatal, no había optado por el repliegue críptico neobarroco sino por una actitud que el objetivismo y su sensibilidad describían mejor, aunque tampoco acabadamente.

Horacio González, director de El Ojo Mocho (1991-2008), comenzó proponiendo una idea para leer y pensar el último número de El Matadero: las publicaciones periódicas –dijo– a diferencia de los libros, se escriben para una duración más inmediata; y aunque no estén atrapados por la inminencia de la primicia, sus proyectos editoriales dependen de una vitalidad que no está supuesta en los libros. Interpretar una revista implica, por eso, un acto que trasciende las tapas de cada número. Así, partiendo de los artículos de El Matadero nº9, amplió el interrogante: ¿hay un protocolo de lectura específico para leer revistas? En su intervención, el ex director de la Biblioteca Nacional, se refirió elogiosamente a los artículos de El Matadero dedicados a El Ojo Mocho y Punto de Vista y desde allí trazó, entre estas revistas, recorridos y lecturas que –como homenaje y distancia de Punto de Vista– encontró un momento singular en el relato del origen del nombre “el ojo mocho”, una definición –dijo– sobre la mirada. Abrió así un diálogo que, lamentablemente, quedó en el aire, sin respuesta.

Finalmente Beatriz Sarlo, directora de Punto de Vista (1978-2008), hizo un listado de las revistas que para ella y su proyecto habían resultado significativas (Martín Fierro, Contra, Pasado y presente, Los Libros y Contorno –subrayó– en ese orden) y contó la anécdota de cómo, tras haber “echado” -junto a Piglia y Altamirano- al director de Los Libros, Héctor Schmucler, se reencontraron en los años 80. Luego señaló que encontraba inconvenientes para interpretarse a sí misma, aclaró refiriéndose a la publicación que había dirigido durante treinta años y dijo que se limitaría a responder preguntas de índole “material” (cantidad de números publicados, financiación, etc.).

A las 21:20hs el director del Instituto, Eduardo Romano, dio por terminado el encuentro. Quedaron pendientes ideas y preguntas que, durante la mesa, fueron apareciendo entre público e invitados. Punto de Vista, Diario de Poesía y El Ojo Mocho son tres revistas culturales fundamentales de los últimos cuarenta años, por su extensión en el tiempo y, sobre todo, por la calidad y cantidad de intelectuales y escritores que contribuyen y pasaron por sus páginas. Revistas que si bien siempre mantuvieron una relación conflictiva con la producción académica, nunca dejaron de dialogar con el espacio universitario, en el que sus integrantes ocuparon lugares clave, así en la Facultad de Filosofía y Letras como en la de Ciencias Sociales de la UBA, durante la recuperación democrática. Homenajearlas, dialogar con ellas y continuar interrogando sus inquietudes y propuestas sigue siendo tarea insoslayable de nuestra práctica universitaria y crítica.  

Deja un comentario

Archivado bajo Actividades, Noticias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s