El acuerdo con el MinCyT y el escenario para 2017: una batalla que recién comienza

fotos-de-la-toma

El pasado 23 de diciembre, luego de cinco días de toma del edificio del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MinCyT) y una movilización y unidad creciente de la comunidad científica en respuesta al recorte de los ingresos a la Carrera del Investigador Científico (CIC) en CONICET, el Gobierno Nacional se vio forzado a negociar y dar respuesta a la situación. El acta acuerdo firmada ese mismo día logró que el Gobierno reconociera la situación de los 508 compañeros recomendados por las comisiones técnicas asesoras y la Junta de Calificación y Promoción del CONICET que fueran rechazados por presunta falta de presupuesto, y ofreciera una solución transitoria (LINK AL ACTA FIRMADA) a la difícil situación de los investigadores que, sin vínculo con el organismo pasado marzo del año que viene, hubieran sido expulsados del sistema. Pero al mismo tiempo, se aplaza el conflicto hasta el año próximo, sin que el Gobierno haya dado una respuesta clara a la incertidumbre sobre la continuidad de los compañeros involucrados ni cedido nada respecto de su objetivo principal: recortar casi dos tercios de los ingresos al organismo, abandonar definitivamente el plan Argentina Innovadora 2020 y, en última instancia, desmantelar el sistema científico y tecnológico público, empezando por el desguace de su principal organismo centralizado y federal: el CONICET.
Este impasse abre un escenario que obliga a redoblar los esfuerzos por lograr la unidad de acción que comenzó a construirse en esta primera etapa, ampliar el debate y generar la dinámica capaz de convocar a la participación masiva y federal de la comunidad científica y académica y de la sociedad en su conjunto.
Quienes integramos Letras Vuelve nos comprometemos con esa lucha, que decidirá no sólo el destino laboral inmediato de los compañeros afectados, sino también la continuidad o no de un proyecto que contenga a quienes queremos investigar y producir conocimiento en y para el país, único camino posible para el desarrollo de nuestra sociedad.

El proceso de lucha que vivimos entre el lunes 19 y el viernes 23 de diciembre significó un primer paso decisivo para enfrentar el proyecto de ajuste y vaciamiento de las políticas públicas que actualmente ejerce el Poder Ejecutivo, tanto en términos de movilización colectiva como de construcción de unidad en la acción por sobre diferencias secundarias entre distintos actores y organizaciones comprometidos con el campo popular. Durante la movilización federal de la semana pasada, compañeros de múltiples sectores políticos le pusieron el cuerpo a la toma pacífica del MinCyT y CCTs en todo el país, y muchos más participaron acercándose para dar masividad a las jornadas de discusión y las asambleas llevadas a cabo en cada uno de esos puntos.

El acta acordada el día 23, en el pico de movilización y visibilidad del conflicto, logra una respuesta momentánea para la situación particular de los compañeros directamente afectados, a través de la extensión y el otorgamiento extraordinario de becas, pero deja el sabor amargo de no haber podido capitalizar el estado de movilización logrado para alcanzar una solución definitiva a ninguna de las situaciones suscitadas, tanto particulares como de fondo.

Resulta absolutamente imprescindible mantenerse movilizados y seguir de cerca la evolución del conflicto durante el 2017, para evitar que el recorte proyectado por las autoridades nacionales (reconocido involuntariamente por el mismo Barañao) pueda llevarse adelante. Esto significa, en primera instancia, reconocer las dificultades inherentes a la propuesta acordada de que las universidades y otras instituciones absorban a los 450 aspirantes que o no poseían beca posdoctoral o cuyas becas caducarán en marzo del 2017 (los otros 68 aspirantes seleccionados tienen becas posdoctorales hasta marzo del 2018 y no fueron incluidos en la propuesta). Para que las universidades nacionales y otros organismos públicos puedan absorber a los investigadores afectados se requiere que el gobierno nacional destine partidas presupuestarias extras no proyectadas hacia esos destinos, algo poco verosímil en el marco del desfinanciamiento sistemático llevado adelante por el poder ejecutivo nacional contra esas instituciones durante todo el año 2016. Pero fundamentalmente, estas instituciones tienen sus propios marcos normativos y procedimientos para el ingreso de personal, con lo cual el gobierno promete mediante el acta acciones de instituciones que no estuvieron sentadas en la negociación ni se proponen como integrantes de la “mesa mixta” de seguimiento. A su vez, la inclusión de empresas “mixtas” (empresas con participación estatal) en el acuerdo firmado nos pone en alerta frente a los conocidos intentos de la gestión de Cambiemos de trasladar fondos del ámbito público al privado. Por último, la situación es aún más incierta para todos aquellos que actualmente se encuentran trabajando en el sistema científico como becarios doctorales y posdoctorales y que aspiran a continuar su carrera de investigador en nuestro país. La inclusión en el acta acuerdo del propio CONICET como uno de los destinos de trabajo posibles para los postulantes recomendados, propuesta por los propios compañeros afectados en la asamblea, representa la mejor oportunidad para seguir oponiéndose al recorte pretendido.

Está claro que para las autoridades del Ministerio y para el Gobierno Nacional el acuerdo transitorio alcanzado pretende ser un paso hacia la resignación de recursos humanos del CONICET con el objetivo de desmantelar el organismo. Las declaraciones del ministro Barañao posteriores a la firma del acuerdo, así lo demuestran. El 2017 debe encontrarnos entonces unidos y alertas para reaccionar de forma articulada y federal, con el propósito de enfrentar las políticas de un gobierno que hace del ajuste y el endeudamiento su principal política. De la lucha que demos a partir de febrero próximo dependerá que todos juntos logremos convertir este momento en el punto de partida para constituir un movimiento que frene el ajuste en el sector y defienda un proyecto de ciencia y producción del conocimiento en y para la Argentina.

1 comentario

Archivado bajo Acciones de lucha, Articulación, Ciencia y Técnica

Una respuesta a “El acuerdo con el MinCyT y el escenario para 2017: una batalla que recién comienza

  1. Pingback: 1° de MARZO: FERIA DE CIENCIAS EN DEFENSA DE LA INVESTIGACIÓN PÚBLICA, NACIONAL Y SOBERANA | Letras Vuelve

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s