DESDE LEJOS NO SE VE: Educación y formación docente

Por Guadalupe Marando*

La nota revisa la política en educación que lleva adelante el gobierno nacional, desde las frases del ministro Bullrich (“el sistema educativo no sirve más”) a los despidos y el desguace de los programas de formación docente. Sobre este telón de fondo, destaca las experiencias de trabajo en el Programa Nuestra Escuela, el cual, entre otras cosas, ofrece un módulo de enseñanza de Literatura y Escritura en la Escuela Secundaria.

La educación cuestionada en el “brunch”

“La educación, cuestionada” fue el título principal de la edición de Clarín del domingo 6 de septiembre. La nota registraba los resultados de una encuesta de Management & Fit, según la cual el 75% de los consultados opinaba que el sistema educativo funciona mal, el 38%, que empeoró en los últimos diez años, y más de la mitad, que el problema se debe a políticas públicas erradas y falta de capacitación de los docentes. Ceder la tapa a una encuesta que replica los diagnósticos y esquemas causales con los que el grupo Clarín satura día tras día a los encuestados que “generan” el hecho periodístico es más que un síntoma de la vida post fáctica. Es el complemento, la legitimación y el aval del mensaje que el Ministro de Educación Esteban Bullrich viene dando a través de metáforas y fábulas tan carentes de gusto como de valor explicativo. Y la confirmación de que habla en serio. “El sistema educativo argentino no sirve más”, “está diseñado para hacer chorizos, todos iguales, empleados en empresas que hacían todo el día lo mismo”, “acá arriba en el desayuno [del coloquio de IDEA] había huevos revueltos y panceta. En ese desayuno la gallina se comprometió, puso huevos. Pero el que verdaderamente se comprometió fue el cerdo, ¿no? Nosotros queremos el compromiso del cerdo en la educación”, fueron algunos de los aportes del ministro en el coloquio de IDEA y en el Foro de Inversiones y Negocios de Argentina –para no mencionar la analogía con la “Campaña del Desierto” ni la comparación con el Ford Falcon. La fábula de la gallina y el cerdo circula habitualmente en charlas de motivación del mundo del management. El matadero, que alguna vez cifró la barbarie, es la nueva utopía de los CEOs. Y el criterio de lo sacrificable es la empresa: la educación entendida en los términos del mercado y para el mercado.

Nosotros queremos el compromiso del cerdo en la educación
Bullrich: “Nosotros queremos el compromiso del cerdo en la educación.”

Estas fundamentaciones filosóficas llegaron, como el búho de Minerva, después de algunas medidas que ya permitían sospechar que las políticas educativas de la última década, sus ejecutores y sus beneficiarios son para el gobierno nacional parte de la “pesada herencia” o de la fiesta que hay que cambiar por sacrificio. Una de las más evidentes fue el despido de 200 trabajadores del Ministerio de Educación a fines de agosto. Las cesantías afectaron, entre otros, a personal de los programas de alfabetización, de educación sexual integral, del Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET) y del Instituto Nacional de Formación Docente (INFoD), del que fueron despedidos 45 trabajadores.

Formación docente: una parte de la herencia

El INFoD fue creado en 2007 con el propósito de jerarquizar y democratizar la formación de los docentes de todo el país luego de décadas de ausencia del Estado. Entre sus varios ejes de acción, pueden mencionarse el desarrollo de nuevos lineamientos para la elaboración de diseños curriculares en las jurisdicciones (lo que contribuyó a superar la fragmentación y la desigualdad entre provincias); las gestiones orientadas a democratizar las prácticas de los institutos superiores de formación y a fortalecer la participación estudiantil (por ejemplo, mediante la promoción de los centros de estudiantes); y la implementación de programas que permitieron la formación permanente y gratuita de los docentes del sistema formador. A este último caso pertenece el Programa Nuestra Escuela, que ofrece postítulos gratuitos en áreas como alfabetización inicial, educación maternal, tecnologías de la información y la comunicación, matemática, ciencias naturales y ciencias sociales en primaria y secundaria, escritura y literatura en secundaria, políticas socioeducativas y –hasta hace poco–, derechos humanos. La modalidad es semipresencial y supone el cursado a través de una plataforma virtual y la asistencia a encuentros. El programa cuenta con alrededor de 400.000 inscriptos.

Desde diciembre de 2015 la tarea que llevan adelante los tutores, coordinadores y responsables de contenidos de los postítulos se desarrolla en medio de la incertidumbre que generan la falta de garantías respecto de la continuidad del Programa (al menos tal como se lo conoce) y la renovación –siempre a corto plazo– de sus contratos, a lo que se sumó, en junio de este año, la eliminación de la oferta del postítulo en DDHH. El cierre de esa especialización es otra muestra de la firme orientación del gobierno en lo que respecta a las políticas de Memoria, Verdad y Justicia de los últimos doce años (aquí no cabe la incertidumbre), y supone un perjuicio no solo para los trabajadores, sino también para los destinatarios.

Quienes hayan pasado por alguno de los postítulos de Nuestra Escuela saben que la gratuidad no es el único mérito del programa. Los contenidos y las actividades, elaborados por especialistas en cada una de las áreas, no solo apuntan a consolidar los saberes teóricos (que sepan más) y prácticos (que sepan transponerlos de manera más eficaz) de los docentes, sino a una reflexión permanente sobre la propia posición, lo que implica repensar y cuestionar la relación entre docencia y saberes, las formas de construcción del conocimiento y las representaciones del alumno y de la escuela. Para mencionar un solo ejemplo, en el módulo “Taller de Escrituras” de la Especialización en Enseñanza de Escritura y Literatura en la Escuela Secundaria, se hace hincapié en la escritura como práctica sociocultural. Se invita a pensar en la escritura como una práctica ligada a un contexto histórico determinado, a valorar y reconocer el potencial de las escrituras que no pasan por la escuela y que pueden enriquecer lo que se promueve desde la institución, a reflexionar sobre problemáticas como la autoría o la escritura académica en la escuela, pero, ante todo, se invita a los docentes a escribir: a objetivarse, conocerse y conocer mejor sus prácticas a través de ficciones y autoficciones, registros de clase y diarios. Al cabo del módulo, y habiendo atravesado la experiencia de la escritura, los docentes se encuentran mucho mejor preparados para invitar a sus alumnos a hacer lo mismo, y son mucho más conscientes de los desafíos y efectos transformadores que supone el ejercicio de escribir.

el compromiso con el que encara la tarea la inmensa mayoría de los cursantes
“Docentes que siguen las lecturas y completan las actividades superando obstáculos”

Quienes hayan pasado por alguno de los postítulos también saben del compromiso con el que encara la tarea la inmensa mayoría de los cursantes. Docentes que siguen las lecturas y completan las actividades superando obstáculos que van desde los problemas de conectividad en las zonas donde viven hasta enfermedades, pasando por partos inminentes o exigencias laborales en momentos especialmente apremiantes como el “cierre del trimestre” forman parte del escenario habitual. Por supuesto que este compromiso con la propia formación no es generalizable. Pero desde el INFoD se ha hecho bastante para que tampoco sea generalizable “la falta de capacitación docente” que la encuesta citada propone como origen de todos los males. El temor es que el reemplazo de diagnósticos serios por encuestas que reproducen ideologemas o por malos diagnósticos elaborados para satisfacer la profecía –“probablemente debamos enfrentar resultados difíciles” (Macri sobre el “Operativo Aprender”)– contribuyan a preparar el terreno para acabar, también, con las buenas experiencias.

Desde lejos no se ve

El 29 de octubre tuvo lugar en Esquel uno de los muchos encuentros presenciales distribuidos por todo el país a los que deben concurrir los docentes que cursan los postítulos. Allí se pudo ver a madres con sus bebés recién nacidos participando de los dos turnos de la jornada de trabajo, docentes con decenas de años de antigüedad que aceptan revisar y desarticular prejuicios ligados a su rol y al vínculo con los alumnos, docentes jóvenes y no tanto dispuestos a aprender el lenguaje del Freestyle y de los youtubers para hablar el mismo idioma que los estudiantes, docentes que luchan por evitar la deserción, pero que no están dispuestos a resignar calidad; docentes que quieren ser vehículos de un aprendizaje significativo y contextualizado, de una transmisión para el aquí y el ahora de sus comunidades.

Choca, entonces, que Bullrich diga que nuestro sistema es “una máquina de fabricar chorizos” –y esto a pocos días de implementar un operativo de evaluación a nivel nacional que no podría ser mejor descrito que con esa misma metáfora. El 28 de octubre el ministro había encabezado, también en Esquel, la asamblea del Consejo Federal de Educación. Es una lástima que no se haya quedado un día más para ver qué pasaba en la escuela donde tuvo lugar el encuentro presencial de los postítulos del INFoD (no había bacon and eggs, pero sí medialunas). Lo que pasó en esa escuela y lo bueno que pasa en muchas escuelas todos los días difícilmente pueda ser captado por algún Operativo Aprender o por alguna encuesta de Clarín. Tampoco será aplaudido en el coloquio de IDEA. Lo que prueba que íbamos por buen camino.

*Guadalupe Marando es graduada y docente de la carrera de Letras (FFyL, UBA).

Deja un comentario

Archivado bajo Educación, Pensar la universidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s