Celebramos 10 años de FIERRO en la Facultad

Con la presencia de Juan Sasturain, director de la Revista Fierro, Lautaro Ortiz, su jefe de redacción, Esteban Podetti, Lucas Nine, María Alcobre, Gustavo Sala y Tomás Müller (El Tomi), colaboradores habituales, celebramos ayer los 10 años de la revista. Coordinaron la mesa Hernán Martignone y Grisel Pires dos Barros en el evento organizado por Letras Vuelve.

Durante la charla se habló de los inicios de la nueva versión de la revista, luego de la primera etapa, la “Fierro ochentera”, un espacio de apertura que acompañó a la democracia recuperada por aquellos años, era “historieta para sobrevivientes”. La Fierro que llegó a los quioscos en 2006 y sigue visitándolos mensualmente apareció con la provocación de autodenominarse “la historieta argentina” y es otra revista, tan diversa que en términos del propio Sasturain, a nadie le gusta completa. Esa apertura en cuanto a estéticas y concepciones de la historieta tiene una ventaja celebrada por todos: que Fierro sea un espacio de experimentación que, en palabras de Gustavo Sala, “entrena el nervio de lo imprevisto”, y permite a los historietistas ensayar propuestas que no serían fácilmente recibidas en otros espacios. Entre esos experimentos, se mencionó el trabajo de Diego Agrimbau y Lucas Varela, recientemente reunido en el libro Diagnósticos. Esa apertura, según Lautaro Ortiz, y el hecho de trabajar con un presupuesto tan acotado que, en lugar de encargar historietas, preguntan a los autores qué tienen para publicar, hizo de Fierro un lugar de resonancia de algunas tendencias como la revisión del peronismo, de ciertas concepciones de la sexualidad, y un trabajo insistente con el humor.

picture-053
La revista funciona además alimentando los catálogos de las editoriales de historieta que, en estos años, han venido renovando el panorama de libros de autores argentinos disponibles en librerías, como El Cartoonero (de Podetti) o Té de Nuez (de Lucas Nine).
Para Sasturain, Lautaro Ortiz fue clave en el ingreso de esa historieta que había ido gestándose después de la primera etapa de Fierro. Esta revista ha funcionado y funciona como un punto de encuentro histórico de la historieta argentina, con la recuperación de trabajos como los de Ferro y Battaglia entreverados con Copi, Riskin, Souto y Sala en el mismo suplemento, o el concurso Oesterheld Redibujado, que propuso retomar sus guiones en nuevas versiones.
Citando a Max Cachimba, Tomi Müller dijo que la historieta es un arte menor y que a los menores debemos protegerlos. Ayer, además, los celebramos.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Actividades, Articulación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s