Letras más allá de Puan

NOTAS DEL ENCUENTRO “LETRAS MÁS ALLÁ DE PUAN: MUNDO EDITORIAL, DOCENCIA, INVESTIGACIÓN”

El martes 16 de octubre en el aula 355 de la Facultad de Filosofía y Letras a las 19 horas se presentó el panel “Letras más allá de Puan: mundo editorial, docencia e investigación” convocado por el espacio Letras Vuelve. Con un público integrado mayormente por graduados jóvenes y estudiantes avanzados, los expositores disertaron sobre los tres temas de la convocatoria, que constituyen actualmente salidas laborales principales de los graduados de la carrera de Letras de la UBA.

Este es un resumen de las intervenciones:

Docencia:

Federico Navarro abordó la transferencia de la formación en lingüística. Se centró en la lingüística aplicada y su rol en la alfabetización avanzada (académica y profesional). Repasó datos de diagnóstico sobre la situación en los distintos espacios del sistema educativo, describió los programas existentes, señaló problemas vinculados a la falta de herramientas adecuadas y posibles iniciativas.

Investigación:

Leonardo Funes abordó el estado de la producción científica nacional. Realizó una descripción de la situación actual, señalando virtudes y problemas. Hizo referencia a la necesidad de profundizar la diversidad de los paradigmas científicos en el sistema de evaluación y promoción científica.

Virginia Unamunno abordó la pregunta por el rol del investigador en el contexto de las transformaciones de las políticas lingüísticas a nivel estatal. Describió la experiencia de las oficinas de plurilingüismo establecidas en los distritos provinciales. Se refirió a los procesos por los que las lenguas indígenas se han introducido en las escuelas, y los desafíos que esto plantea. Problematizó el rol del investigador en la redistribución del capital lingüístico. Abordó temas concretos de incumbencia para nuestros graduados: la incorporación de los saberes lingüísticos indígenas a la escuela, las situaciones de traducción en lenguas predominantemente orales, el acompañamiento a los docentes indígenas en el desarrollo de estrategias pedagógicas.

Industria Editorial

Américo Cristófalo se refirió al tema de la industria editorial. Realizó una crónica de lo ocurrido en el sector en los últimos 30 años. Problematizó el rol del Estado y las Universidades públicas. Criticó las políticas editoriales públicas actuales, y propuso impulsar proyectos de edición y traducción propios con apoyo del estado. Enlazó esta cuestión con la intervención en la producción nacional de material pedagógico, y la producción de ediciones críticas alimentadas por nuestra investigación. Señaló la necesidad de articulación de la carrera con la oficina de Publicaciones.

Para ver un detalle de cada intervención, haz click abajo:

Luego de una breve presentación de la actividad por parte de Ángel Maldonado, comenzó la ronda de exposiciones con una intervención de Federico Navarro, graduado, docente e investigador de la UBA y docente de la Universidad de General Sarmiento, sobre el tema de la docencia.

Navarro abordó la cuestión de la transferencia de la formación en lingüística, concentrándose en la lingüística aplicadaal desarrollo de competencias de escritura académica. En primer término compartió datos de diagnóstico acerca de la situación en escuela media y en contextos de articulación entre escuela media y universidad, como los cursos preuniversitarios. En los dos ámbitos los datos disponibles indican que la escritura de géneros académicos y, en general, la lectura y escritura de textos complejos, es un problema grave y reconocido. Sin embargo, no hay políticas amplias y consistentes destinadas a solucionar el problema, hecho que Navarro atribuyó a que no se dispusieran de las herramientas conceptuales adecuadas. En la escuela media identificó algunas iniciativas que trabajan sobre las dificultades en el acceso a textos complejos (ejemplificó con el “Programa de escritura en la escuela” de El Colegio de la Ciudad), pero que el terreno se encontraba todavía poco explorado. En el caso del acceso a la Universidad, mencionó los talleres de escritura del CBC de la UBA como una iniciativa valiosa en este sentido, pero subrayó el hecho de que respondían a cursos teóricos, específicamente vinculados con una disciplina, y no a dificultades generales de los estudiantes de las diversas carreras (el ingresante a Letras debe cursar Semiología, pero no quien aspira a ser Licenciado en Ingeniería). Planteó la paradoja de que las universidades busquen la democratización del acceso a los estudios superiores, pero al mismo tiempo expulsen, sobre todo, a los estudiantes que no tienen un capital cultural que los respalda. Destacó datos del CEPAL que muestran que menos del 6% de los hijos cuyos padres tienen hasta secundaria completa logran graduarse, frente al 71,6% de los hijos de padres con estudios superiores completos. Se detuvo en las políticas al respecto de la Universidad Nacional de General Sarmiento, que se proponen revertir inequidades de formación vinculadas con la condición social de los estudiantes mediante talleres de escritura académica obligatorios para todas las carreras, con el objetivo de colaborar a reducir la tasa de deserción. En síntesis, Navarro sostuvo que existen numerosos espacios de transferencia en este terreno, y que esos espacios podían ser ocupados por graduados de nuestra carrera, pero también señaló que para conseguirlo era preciso tomar la iniciativa e incorporar este tema como parte de la formación en Letras.

Con la intervención de Leonardo Funes, profesor titular de Literatura Española I, investigador del Conicet, el panel pasó del plano de la docencia al de la investigación científica.

Funes trató cuestiones generales vinculadas con el estado actual de la producción científica nacional. Caracterizó este momento histórico como uno de los más favorables en lo que hace a la inversión del estado en el rubro, señalando que esta circunstancia, evidente para quienes toman las decisiones en el sistema, no resulta tan evidente a los graduados jóvenes, que desconocen las penurias de períodos pasados. Se refirió a las virtudes del programa de repatriación de investigadores del Ministerio de Ciencia y Técnica (Raíces), que permite incorporar al CONICET a quienes estuvieron formándose en el exterior, y, muy particularmente, remarcó las oportunidades que brinda el sistema actual de becas (CONICET, UBA, Agencia), que produjo un aumento sustancial en el número de graduados dedicados a la investigación. También señaló algunos problemas de ese mismo sistema, que habría que atender. Por una parte, la oferta de becas es decreciente, mientras sigue en aumento el número de postulantes. Por otra, como el ingreso a la carrera de investigador no es tan amplio como el ingreso al sistema de becas, muchos de aquellos que gozaron del beneficio encuentran problemas para seguir desarrollando su oficio una vez finalizado el período de estipendio. Hizo referencia, asimismo, a las posibilidades de estudiar en el exterior, como alternativa a proseguir la formación de posgrado aquí. Se detuvo luego en el hecho de que el paradigma científico ha cambiado y ya no está regido exclusivamente por la lógica de las “ciencias duras”, aunque todavía perduran huellas de esa lógica en los sistemas de evaluación, que utilizan grillas poco adaptadas a los modos de producir investigación en humanidades. En cuanto al hecho de que investigar en Letras parece poco relevante a la vieja perspectiva de investigación científica, puso el ejemplo pintoresco de dos investigadores que se encuentran en un pasillo. -¿Qué investigás? –Yo investigo la cura del cáncer. Y ¿vos? -Yo investigo la configuración del sujeto en la narrativa del siglo XIV. Funes reparó en el sentimiento de superioridad que expresa este tipo de imaginario pero subrayó que en rigor “cura del cáncer” significa, por ejemplo, el trabajo en el estudio de alguna cosa ínfima que con suerte y la participación de todo el sistema de investigación en medicina podía llegar a contribuir a la cura. Con ese mismo criterio el investigador de asuntos medievales podría responder “yo investigo los modos de incrementar la formación cultural del sujeto argentino”.

Virginia Unamuno, graduada de la UBA, doctora de la Universidad de Barcelona, investigadora en sociolingüística y Lenguas Indígenas, ella misma uno de los investigadores que el programa Raíces recuperó para nuestro país, prosiguió con reflexiones sobre el tema de la investigación, acentuando especialmente la pregunta acerca del rol del investigador en el contexto de las transformaciones de las políticas lingüísticas a nivel estatal. Las oficinas de plurilingüismo que se han establecido en los distritos provinciales son clara evidencia de este cambio de política y del nuevo espacio académico, social y cultural que este cambio genera. Se refirió al hecho de que las lenguas indígenas han entrado en la escuela, planteando desafíos complejos en relación con los capitales lingüísticos de los hablantes y la formación docente. La pregunta, para Unamuno, es cómo se define o redefine en este marco el rol del investigador. Su perspectiva, vinculada con su propia experiencia en el trabajo de campo, es que el investigador debe actuar como alguien que acompaña técnicamente la transformación política y social y permite la redistribución del capital lingüístico. A partir de estas figuras, el acompañamiento y el apoyo técnico, que pone al investigador en una situación de constante aprendizaje a partir de las situaciones de investigación, Unamuno desplegó una serie de temas concretos en los que lingüista tiene incumbencia: la incorporación de los saberes lingüísticos indígenas a la escuela, las situaciones de traducción en lenguas predominantemente orales, la necesidad de acompañar a los docentes indígenas en el desarrollo de estrategias pedagógicas.

Las exposiciones culminaron con la intervención de Américo Cristófalo, Director del Departamento, Profesor Asociado de Literatura del Siglo XIX, editor y traductor, quien abordó el tema de la industria editorial.

Cristófalo consideró que para pensar esta cuestión era necesario ensayar una crónica de lo ocurrido en los últimos treinta años en el sector. A diferencia de otras industrias del capitalismo, la industria editorial se incorporó tarde a los procesos de concentración de capitales. Recién en los años ochenta, en sintonía con otros movimientos, la industria editorial pasó del sistema de la empresa familiar a la gran empresa multinacional y globalizada constituida por fusión de compañías con capitales de procedencia incierta. Puso por caso el de uno de los grupos más poderosos del sector en la actualidad, Bertelsmann, que en los ochentas, buscando modos de expandirse y encontrando como primera limitación el poco alcance de la lengua alemana, adquirió compañías editoriales y de medios de distintas partes del mundo, empezando por la española Plaza y Janés. Esta tendencia fue general en los ochentas, y supuso el cambio en la composición de los capitales editoriales. Las editoriales se bancarizaron, perdieron la figura clásica del editor como lector crítico, que fue reemplazada por la figura del gerente empresarial, y dieron paso a un modelo puramente productivista y mercantil. Cristófalo invitó a considerar la incidencia de esta lógica sobre la literatura, y puso como ejemplo la idea, muy difundida, de que se debe volver a la narración clásica y dejar de lado la experimentación literaria. En la Argentina, esta tendencia se consolidó en los años noventa con procesos de concentración de capitales dominados por grupos editoriales españoles, y rige la situación actual. Los graduados de Letras que han ingresado a esas empresas se encontraron con muy escaso margen de decisión y obligados a responder a la lógica de la rentabilidad. El panorama se completa con la emergencia de editoriales independientes, que emplean un modo cuasi artesanal de producción, favorecido por los adelantos técnicos, y recuperan las figuras del editor crítico y el catálogo. Con este panorama, Cristófalo interrogó el rol del Estado y las Universidades. Subrayó que no había todavía políticas consistentes en relación con la edición pública, y puso como ejemplo los libros reeditados por el Ministerio de Educación para abastecer los planes de lectura. La colección está integrada por títulos comprados a editoriales, en muchos casos de origen español y con traducciones españolas. En este sentido, una línea de trabajo para impulsar es la realización de grandes proyectos propios de edición y traducción con apoyo del estado. La cuestión editorial, sostuvo Cristófalo, enlaza los otros dos temas. En el caso de la producción de materiales pedagógicos, a pesar de la existencia de producción local, la presencia de las editoriales españolas sigue siendo dominante. En el campo de la investigación, se desaprovecha la posibilidad de generar colecciones de ediciones críticas alimentadas por nuestras propias investigaciones. Hay iniciativas interesantes, como la colección Clásica de Colihue, que emplea en su mayoría graduados y profesores de la carrera. En el campo de la edición pública, con la excepción de la Biblioteca Nacional, no hay grandes proyectos de este tipo. Como un primer paso, la carrera, en articulación con la oficina de Publicaciones, actualizando la maquinaria de imprenta y mejorando las colecciones de distribución, podría generar un proyecto de esta naturaleza.

A estas cuatro intervenciones siguió un intercambio de opiniones sobre los temas expuestos. Maldonado agregó, en la perspectiva “expansionista” del panel, la posibilidad de atender a proyectos de edición académica que tomaran en cuenta los nuevos formatos editoriales, como el ebook. Las intervenciones del público dieron pie a un debate sobre cuestiones surgidas de las exposiciones: particularmente, el tema de la investigación aplicada, que no se tiene en cuenta como valor productivo de la carrera, y de las diversas prácticas profesionales no reconocidas y subexplotadas.

Un acuerdo general del debate fue que a las extendidas y valiosas prácticas profesionales de los graduados, había que sumar proyectos institucionales articulados que pudieran impulsar políticas nuevas en el campo de la industria cultural y que otorgaran mayor reconocimiento a las competencias desarrolladas en el marco de la carrera de Letras.

Deja un comentario

Archivado bajo Actividades, Información, Rejerarquización

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s